Sobre la celebración de días festivos

libertad cristianaAlgo relacionado con eso es cómo trata la organización Watch Tower la abstención de celebrar diversos días festivos (incluso cumpleaños) como evidencia de superioridad moral. Aunque yo no suelo tampoco celebrarlos, reconozco que a todo eso se le ha asignado una importancia exagerada, hasta el grado de que el celebrarlos o no se llega a ver como algo determinante a la hora de practicar la adoración pura, o incluso si se merece expulsión o no.

Se ha puesto mucho énfasis en el “origen pagano” de varias prácticas y asuntos relacionados con esos días festivos (vea la publicación de la Watch Tower “La escuela y los testigos de Jehová“, 1983, páginas 18-20). Pero si somos realistas, mucho del significado pagano que pudieron tener en el pasado ya hace tiempo que desapareció. Recuerdo un discurso que tuve en los años 70 que trataba sobre la necesidad de no exagerar sobre esos asuntos, entre otras cosas porque los días de la semana (en inglés) tienen que ver con la adoración de objetos paganos como el sol, la luna, y dioses y diosas como Twi, Widen, Thor, Frei y Saturno. Y lo mismo ocurre con los nombre de los meses (que incluye el dios de dos caras Jano -enero-, Februa -febrero, fiesta pagana de la purificación-, Marte -dios de la guerra-, y Maia -mayo, diosa romana). De hecho hoy día usamos esos nombres sin pensar nada en absoluto sobre su “origen pagano”. En realidad la mayoría de las personas ni están al tanto de todo eso. Lo mismo ocurre con muchas decoraciones y costumbres relacionadas con diversos días de fiestas.

Mientras que se pone mucho énfasis en el factor “origen pagano”, la organización Watch Tower simplemente pasa por alto eso mismo en otras áreas, como ocurre con el uso de los anillos de boda. Su propia publicación “¿Qué ha hecho la religión para la humanidad?” (1951), páginas 276, 277 (en inglés), cita al cardenal católico Newman cuando dice que cosas como el uso de templos, incienso, candelabros, etc, “el anillo de bodas”, están entre las cosas que son “de origen pagano que han sido santificadas por su adopción en la Iglesia” (Essay on the Development of Christian Doctrine, John Henry Newman 1878), páginas 355, 371, 373, Edición de 1881). Sin embargo, casi todos los testigos de Jehová usan “el anillo de matrimonio”, algo que según sus propias publicaciones son de “origen pagano”…

… Muchas personas de entre los testigos han sido expulsadas por celebrar el cumpleaños. El argumento principal de la Watch Tower se basa en el principio de culpa por asociación – porque solo se menciona en las Escrituras que celebraban cumpleaños el faraón y Herodes- y como ellos eran personas inicuas, también lo es celebrar el cumpleaños (vea “Razonamiento a partir de las Escrituras” (1985), páginas 68, 69; “La escuela y los testigos de Jehová, páginas 17, 18). Pero sin duda esta es una conclusión forzada. Como ilustración, si las Escrituras no hicieran referencia alguna a fiestas de bodas, salvo a fiestas celebradas por dos paganos o no cristianos (quizá coincidiendo con borracheras e inmoralidad sexual), ¿haría eso impropias las fiestas de matrimonio y no aptas para cristianos?

La Watch Tower suele emplear citas sobre la ausencia de celebraciones de cumpleaños entre los judíos y entre quienes profesaban el cristianismo en los primeros siglos. Pero, ¿es razón de suficiente peso como para que se adopte una posición tan rígida? ¿Celebraban los judíos o los cristianos de los primeros siglos aniversarios de boda? ¿Debería regir eso nuestro proceder hoy día? Los testigos de Jehová celebran con regularidad aniversarios de bodas en muchos países. La idea que suele esgrimirse de que celebrar los cumpleaños es “idolatrar” a la persona es poco convincente. Las parejas que celebran un aniversario de bodas no se están idolatrando a sí mismas ni a su matrimonio. Como ocurre con otras cosas, es más bien el modo en que se hacen o el espíritu que se muestra, y eso puede variar mucho (Una hermana de mi mujer tuvo un hijo, el único hijo concebido bastante tarde en su matrimonio y nació con un problema del corazón. Se avisó a los padres de que quizá no viviría más allá de los dos años, pero se llevó a cabo cirugía cuando el niño alcanzó esa edad y el problema se solucionó. Como dijo su madre, “las personas celebran los aniversarios de boda, pero para mi esposo y para mí el día en que nuestro hijo nació es mucho más importante que nuestro aniversario de boda”). En ningún sitio de las Escrituras se indica que Dios no apruebe las celebraciones de cumpleaños per se. En ese aspecto guardan silencio. Se trata más bien de hombres que presumen conocer los pensamientos de Dios y emiten juicios y normas que Él no ha hecho.

Con ello no estoy abogando por la celebración de alguna de esas fiestas. Simplemente creo que cuando se mira el asunto con calma y objetivamente, uno se da cuenta de que son asuntos de menor importancia que no justifican el sentido de superioridad moral de los testigos cuando se abstienen de observarlas, y mucho menos la política de expulsión que se aplica ahora. El mero hecho de saber que algo no está condenado no es razón para que guste. Personalmente me siento poco atraído por la frivolidad y el ‘comercialismo’ de muchas de esas fiestas. También cuando se le dice a algún niño que “piense un deseo” mientras sopla unas velas (como se hace en este país), promoviendo así una visión supersticiosa como es el caso de la ficción relacionada con Santa Claus. Sin embargo, creo que atribuir a todo eso una gravedad de vida o muerte y juzgar a otros sobre eso, me parece que va más allá de los que las enseñanzas cristianas autorizan.

– Raymond Franz, “Legalismo, opuesto a la libertad cristiana“, en In Search of Christian Freedon, págs. 275-277.