Sobre el nombre ‘testigos de Jehová’

rutherfordDurante el primer medio siglo de la existencia de la Sociedad Watch Tower, a sus afiliados no se les conocía por ningún nombre confesional particular. Ellos eran, según decían, simplemente “estudiantes de la Biblia”. Tal como se ha visto en el capítulo 4, el fundador de la revista Watch Tower (conocida posteriormente en español como La Atalaya) y de la sociedad conectada con ésta, Charles Taze Russell, se opuso a la adopción de un nombre distintivo, considerando esto una forma de sectarismo. El número de abril de 1882 de la revista Watch Tower (páginas 7,8) que discutía este asunto, citó en señal de aprobación las palabras de John Bunyan, que se encuentran en su conocido libro Pilgrim’s Progress (El progreso de los peregrinos):

“Puesto que ustedes quisieran conocer por cuál nombre yo quisiera distinguirme de otros, les digo que quisiera ser y espero ser un cristiano; y elijo, si Dios me encuentra digno, ser llamado un cristiano, un creyente, o cualquier otro nombre aprobado por el Espíritu Santo. Y respecto de estos títulos de facciones (o de sectas) como Anabaptista, Presbiteriano, Independiente o por el estilo, concluyo que no vinieron ni de Antioquía ni de Jerusalén, sino del Infierno y de Babilonia, pues tienden a causar divisiones; ustedes los pueden conocer por sus frutos”.

El recurrir al uso de nombres especializados fue desacreditado, por lo tanto, como un signo claro de sectarismo. Esta postura se repitió en la respuesta a otra pregunta que apareció en el número de marzo de 1883 (página 6). Además de rechazar la idea de desarrollar una organización visible, la respuesta afirmó:

“Siempre rehusamos ser llamados por nombre diferente al de nuestra cabeza—cristianos—y continuamente proclamamos que no puede haber división entre los que son guiados continuamente por su Espíritu y ejemplo dados a conocer por medio de Su palabra”.

Fue en 1931 cuando Joseph F. Rutherford, el sucesor de Russell en la presidencia de la Sociedad Watch Tower, eligió el nombre “Testigos de Jehová” para los miembros de la organización. Rutherford afirmó que el nombre escogido era “el nombre que la boca de Jehová Dios ha pronunciado, y deseamos ser conocidos como y llamados por el nombre de testigos de Jehová”. Se citó Isaías 43:10-12: 62:2 y Revelación 12:17 como base para la adopción de este nombre (Vea Los testigos de Jehová en el propósito divino, página 127).

Sin embargo, una lectura de estos pasajes no revela de ningún modo que Dios se propusiera que con estas palabras ahí expresadas se formara un nombre distintivo para que lo llevaran los cristianos 2.600 años más tarde. Isaías 43:10-12 es el texto básico utilizado por la organización para justificar su nombre escogido. Sin embargo, este pasaje simplemente presenta la escena figurativa de un tribunal, que reúne a todas las naciones, y ante el cual Dios convoca al pueblo de Israel para que rinda testimonio de Su poder salvador ejercido en su beneficio. ¿Por qué, de entre todas las afirmaciones que Dios hace en relación con la nación de Israel, deberían convertirse estas palabras en el “nombre que la boca de Jehová Dios ha pronunciado” para colocarse sobre los cristianos hoy día?

En Hechos 11:26, leemos que “a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía” (Versión Reina-Valera). Ese fue el nombre por el cual fueron conocidos y que ellos mismos utilizaron, como se muestra en los textos de Hechos 26:28 y 1 Pedro 4:16. La Traducción del Nuevo Mundo incluso vierte Hechos 11:26 así: “fue primero en Antioquía donde a los discípulos por providencia divina se les llamó cristianos”. Independientemente de que esa versión sea exacta o no, queda la pregunta: ¿Con qué derecho un hombre o grupo de hombres decide adoptar un nombre diferente al utilizado por los cristianos del primer siglo? ¿Dónde está la autorización o la dirección divina para hacer esto? Entre las últimas palabras registradas que expresó el Hijo de Dios en la tierra a sus discípulos está el mandamiento:

Serán testigos de mí tanto en Jerusalén como en toda Judea como en Samaria y hasta la parte más distante de la tierra”. – Hechos 1:8.

¿Con qué derecho entonces, hombres que alegan ser seguidores de las huellas del Hijo de Dios escogen un nombre que ni siquiera da testimonio del Cristo? ¿Cómo justifican la elección de un nombre que data de 700 años antes de su aparición como el Mesías y que se remonta a las palabras habladas al pueblo judío bajo el pacto de la Ley? (Hace algunos años la revista La Atalaya de manera ocasional modificaba el nombre en sus artículos, al utilizar la expresión “Testigos Cristianos de Jehová” (Vea también el libro de 1971, “Las naciones sabrán que yo soy Jehová”… ¿cómo?, que con frecuencia utiliza este término en las páginas 51-54, 76, 82 y siguientes) Se supo en ese entonces que un grupo de anteriores Testigos habían adoptado y registrado ese nombre. De ahí en adelante La Atalaya desistió generalmente de utilizar esa expresión).

La mayor justificación a la que se recurrió en 1931 y desde entonces en adelante, fue que no hay nada distintivo en el nombre “cristiano”. Ese nombre ha sido utilizado por cientos de millones de personas por todo el mundo, divididos en cientos de diferentes confesiones y sectas. Sin embargo, ¿qué prueba o logra la adopción de un nombre diferente? Simplemente sigue el patrón establecido por esos mismos cientos de denominaciones. Cada uno de ellos ha hecho lo mismo—todos han adoptado un nombre distintivo, tal como Católicos Romanos, Católicos Ortodoxos, Católicos Marionitas, Luteranos, Metodistas, Bautistas, Iglesia de Cristo, Iglesia de Dios, Menonitas, Sociedad de Amigos y así por el estilo.

El que no todos los que adoptaron el nombre “cristianos” fueron realmente tales es evidente. Cristo Jesús advirtió sobre la apostasía en su parábola del trigo y la mala hierba. El apóstol Pablo, que fue conocido como un “cristiano” se hizo eco de esta advertencia en sus escritos (Mateo 13:24-30; Hechos 20:29,30; 2Timoteo 4:3,4).  En Revelación, el apóstol Juan denunció el estado adulterado impuro que ya existía en algunas congregaciones de su día (Revelación, capítulos 2 y 3). Se reconoció claramente que habrían falsos cristianos, muchos de ellos. Pero ni Cristo, ni Pablo, ni Juan, ni ninguno de los escritores bíblicos indicaron que un cambio de nombre podría remediar la situación de algún modo. La única distinción significativa se podría hacer mediante el derrotero de vidaque reflejase el cristianismo genuino y mediante la adherencia a la verdad tal como se encuentra en las enseñanzas del Hijo de Dios y de sus apóstoles y discípulos, no mediante la adopción de algún nombre diferente o de una nueva etiqueta, que es lo que realmente ocurrió (Mateo 5:16, 44, 45; Juan 13:35; 17:17-19; Romanos 6:4, 8-10; Gálatas 2:20; 1 Juan 2:5, 6; 2 Juan 6.

Además del grupo antes mencionado, conocido oficialmente como “Testigos Cristianos de Jehová”, existe también un número considerable de movimientos con “Nombre Sagrado”, entre los cuales destaca el que se denomina “Asambleas de Yahvé”. Ninguna de estas muestra conexión alguna, en su origen o en algún aspecto, con la organización Watch Tower. Estos movimientos utilizan el nombre del Tetragrámaton con una frecuencia que es ciertamente igual a la de los testigos de Jehová, y sus traducciones de la Biblia, como la Holy Name Bible (Biblia del nombre sagrado), emplean ese nombre con frecuencia aún mayor en los pasajes del Nuevo Testamento). Cuando los ángeles de Dios ejecutan la última parte de la ilustración parabólica al separar el trigo de la mala hierba en el tiempo de la cosecha, las etiquetas en forma de nombres confesionales ciertamente que no jugarán ningún papel.

– Raymond Franz, “A la búsqueda de la libertad cristiana“, capítulo 14 “Un pueblo para su nombre”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s